NOTICIAS

imagen

Sábado, Noviembre 09, 2019 - 00:40

Finanzas personales: La clave de tu tranquilidad

Por Cynthia Ibarra


Decidí hablar de éste tema ya que es información de mucha utilidad para todos y la requerimos para poder tener nuestro presupuesto, saber ahorrar y gastar recursos monetarios a través del tiempo, teniendo en cuenta los riesgos financieros y los acontecimientos futuros en la vida.


Para empezar hay que tener en cuenta los elementos básicos de las Finanzas personales que son:

  • Ingresos: Salario, Venta de Bienes, Ingresos extra de efectivo.
  • Gastos: Fijos y Variables.
  • Activo: Lo que tengo.
  • Pasivo: Lo que debo.
  • Capital: Lo que valgo en el mercado (A-P)


Tu Balance General

Para identificar cuantitativamente nuestro Capital tenemos que hacer un Balance General (en éste caso personal) pero primero ¿Qué es un Balance General?

Un Balance General es un resumen de nuestra situación financiera a un momento determinado, el cual sirve para determinar si contamos con solidez financiera, en pocas palabras para determinar nuestra calidad de vida.

Los 3 elementos de éste son:

  1. Activo
  2. Pasivo
  3. Capital


Para plasmarlo en alguna hoja de cálculo de Excel, en Word o ya sea a mano, el deber ser es hacer una T en toda la hoja, y del lado izquierdo pondremos nuestros Activos de forma prioritaria, por ejemplo: primeramente en la parte superior escribir: Salario, en seguida Cuentas por Cobrar, Cuentas de Ahorro, Cuentas de Inversión, Bienes inmuebles, automóviles, etc. Al final hay que sumar el total de nuestros activos, todo de manera vertical y de la parte izquierda de nuestra hoja.


Después en la parte derecha de la T, escribir nuestros Pasivos, igual de forma prioritaria y de exigibilidad, por ejemplo escribir: Cuentas por Pagar, TDC, Préstamos Personales, créditos hipotecarios, otros adeudos, etc. Al final de igual forma sumar el total de nuestros pasivos, todo de manera vertical y de la parte derecha de nuestra hoja.

Una vez teniendo el total de nuestros activos y pasivos, simplemente hay que restar: Activos - Pasivos y tendremos nuestro Capital. Así identificaremos realmente cuanta es nuestra solvencia financiera ante cualquier contingencia de vida.


Para corroborar que la información la hayamos puesto de forma correcta en cada rubro hay ciertas formulas universales que lo comprueban, las cuales son:

  • A = P + C
  • P = A – C
  • C = A – P


Donde A es: Activo, P es: Pasivo y C es: Capital, si no cuadra los montos algo estamos haciendo mal al plasmar los datos en nuestro Balance, hay que recordar que no todo gasto es un pasivo, ya que por ejemplo, al hacer una erogación de dinero para una cuenta de ahorro o inversión va a ser redituable algún día, tal vez no a corto plazo pero si a largo plazo, entonces en ese caso es un activo, porque es algo que se convertirá en efectivo.


Éste Balance Personal lo podemos hacer 1 vez al mes o ya bien cada medio año para irlo actualizado.


¿Qué es el Flujo de Efectivo?

También considero es importante la realización de un Flujo de Efectivo Personal, ya que así podremos determinar si contamos con liquidez para cualquier situación que se nos presente en nuestro día a día. Para el Flujo de efectivo es recomendable actualizarlo cada semana, ya que ahí enlistamos nuestras entradas y salidas de dinero de manera categorizada y así identificamos si nos quedan excedentes (Ingresos – Gastos)


Concluyendo con este tema muy simplificado y muy digerible de procesar, creo que son más los beneficios que conllevan que el tiempo que se invertiría haciéndolo, concientizándonos que es nuestro deber como personas ya que nos ayuda a contar con una protección adecuada ante riesgos o imprevistos, saber invertir adecuadamente algo que a largo plazo sea redituable, contar con los recursos para pagar a tiempo los impuestos y otros gastos exigibles por la ley, mantener los recursos suficientes para cuando dejemos de trabajar, contar con los recursos para financiar nuestras actividades cotidianas y finalmente cumplir con el objetivo de dejar recursos a alguna persona u organización tras nuestra muerte, o simplemente como parte de nuestra planificación patrimonial.


Cynthia Ibarra, Coordinadora de Operaciones, STN People